Pasa a disposición judicial la mujer de 54 años que en la tarde del lunes intentó asesinar a la pareja actual novia de su expareja, en Vigo. Se trata de una venganza por celos. El caso se solventó cuando la Policía acudió a la llamada de un testigo y encontraron a la víctima sedada, semidesnuda y ensangrentada con el grifo de la bañera abierto.

Desde Espejo Público lo hemos podido conocer ya que la víctima ha sido capaz de contar lo sucedido a la Policía.

Todo empezó cuando una rival amorosa quiso deshacerse de la víctima, le tendió una emboscada en el rellano de la casa. Salió de detrás de una columna y abordó a la nueva novia de su expareja con un cuchillo de 19 centímetros de filo a las 1.30 horas, cuando esta volvía a casa de trabajar. A punta de cuchillo, le obligó a abrir la puerta y entrar en la vivienda.

Una vez dentro, la intrusa obligó a la víctima a desnudarse, llenar de agua la bañera y tragarse unas pastillas sedantes con efectos somníferos. Cumplidas las órdenes, la asaltante le hirió con cortes en el brazo y las piernas buscando la arteria femoral para generar una hemorragia mortal. Todo formaba parte de un montaje para hacer creer a la Policía que la víctima se había quitado la vida voluntariamente en su bañera. Aunque actuaba a cara descubierta tomó la precaución de ponerse guantes para no dejar huellas en la escena del crimen.

El plan fue desbaratado pues tras herir a la víctima, llamaron los agentes a la puerta. La agredida, al oír a sus salvadores, gritó: "Socorro, me tienen secuestrada, me quieren matar". Los patrulleros intentaron derribar a patadas la puerta pero oyeron otra voz femenina que les decía tranquilizadora: "Abro ahora la puerta, estoy buscando las llaves". Fueron 20 segundos de gran tensión hasta que la implicada abrió la puerta manchada de sangre y con un bolso en la mano. Detrás había una joven ensangrentada, la cual tuvo fuerzas para alertar a los agentes: "Cuidado, que lleva un cuchillo en el bolso". Inmediatamente, detuvieron a la implicada. Dentro del bolso, escondía, el arma blanca.

Actualmente la víctima se encuentra en buen estado. Según la Policía, la agresora se encontraba en plenas facultades, con un "evidente estado de nerviosismo pero bastante pausado". También, el agente José Covela, de la Policía Nacional, explica que parece que la agresión estaba totalmente planificada y actualmente se está agilizando la investigación al máximo para evitar el mayor sufrimiento a la víctima.