Publicidad

Intervención policial

La broma de un padre a su hijo de seis años que estuvo a punto de costarle una detención por pederastia

Jesús Aguado grabó a sus hijos mientras iban solos a comprar para después "echarse unas risas" junto con su pareja, pero lo que en principio era una simple broma casi acaba con su detención por confundirlo con un pederasta. El propio Jesús ha contado la historia con todo tipo de detalles en Espejo Público.

Jesús Aguado es el padre protagonista de una historia que ha acabado en una anécdota, pero que casi acaba con su detención por confundirlo con un pederasta. Agudo ha contado la historia en Espejo Público: "Mi hijo de seis años me dijo que con el dinero que le había traído el ratoncito Pérez quería comprarse un sobre de Pokémon y quería ir solo a comprarlo. Mi pareja y yo nos miramos y, tras una charla, decidimos darle un voto de confianza y le dijimos que lo acompañaría el hijo de mi pareja, que tiene un año más".

Jesús cuenta que idearon un plan: "Un par de minutos antes yo habría salido de casa y estaría "escondido" espiando en la acera de enfrente para supervisar toda la operación. Como me encantan las camaritas lo grabaría todo para echarnos unas risas después".

Después de grabar a los dos niños, sus dos hijas le dijeron que también querían ir a comprar el pan solas y Jesús hizo la ,misma operación, se fue a grabarlas. Cuando llegó al lugar se encontró con que la Policía Municipal le estaba esperando. Explica que, al parecer, algún vecino dio el aviso de que "había un tipo sospechoso" grabando niños.

Jesús contó lo sucedido a la Policía y la historia finalmente acabó en una anécdota. "Me parece normal la actuación de la Policía", señala éste. En su cuenta de Twitter ha bromeado sobre lo ocurrido riéndose de sí mismo.

 

Puedes volver a ver toda la información sobre esta noticia en Atresplayer.