Flor, acusada de terminar con la vida de su pareja, Milko, estaba obsesionada con la idea de que su pareja la engañaba con otra mujer.Esta obsesión le llevaba a escribirle decenas de mensajes de WhatsApp e incluso mensajes en los espejos de casa.

Flora había escrito mensajes en todos los espejos de la casa en los que le decía que lo amaba. "Te amo Milko, si tienes otra por ahí no te quedes, pero si tal vez me equivocara, quédate en mi vida. Te amo, te necesito", le decía en los mensajes.

El día antes del homicidio la mujer había consultado páginas de esoterismo en internet en las que buscaba consejos para dominar a la pareja. Ese día le llamó hasta 50 veces a su teléfono móvil.

La pareja llevaba cinco años juntos. Ambos llegaron desde su Bolivia natal en busca de un futuro mejor. Un futuro que quedó truncado después de que la mujer terminara con su vida acuchillándole tras una discusión.

Puedes volver a ver toda la información sobre esta noticia en Atresplayer.