La madre se encontraba en trámites de separación del padre del niño, que además quería quedarse con la custodia. Una vecina que fue testigo del crimen narra a 'Espejo Público' cómo vivió el terrible suceso.

Relata que Ana María se acercó a su casa para pedirle ayuda para sacar del coche al niño. Esta vecina vio que el pequeño tenía mal aspecto y estaba "moraíllo". "Le dije que qué le había hecho al niño y que parecía que estaba muerto y me dijo que no le pasaba nada", cuenta.

La vecina intentó llamar a Emergencias para alertar de que el niño no se encontraba bien y la mujer intentó impedirlo. Tras este episodio se produjo una persecución policial. Ana María se negaba a salir del vehículo y finalmente los agentes tuvieron que romper la ventana del coche.