El crimen pudo cometerse el pasado mes de febrero que fue cuando María del Carmen denunció la desaparición de su esposo. Fue en ese mes cuando la Guardia Civil comenzó las investigaciones para recabar datos sobre la desaparición. Una de las primeras medidas fue la de registrar el domicilio que compartía el matrimonio en Castro Urdiales.

Días antes fue cuando los investigadores creen que María del Carmen terminó con la vida de su marido y le descuartizó. Coció la cabeza para eliminar el olor, la envolvió en papel de aluminio y la metió en una caja. Entregó este macabro paquete a una amiga y le dijo que la caja contenía juguetes eróticos que no quería que vieran los investigadores cuando registraran la casa. Tiempo después esta vecina abrió la caja y se encontró con la cabeza de Jesús.

Los investigadores estiman que Jesús fue asesinado en febrero. La mujer de la limpieza que trabajaba en la casa del matrimonio declaró que cuatro días antes de que la mujer denunciara la desaparición de su esposo le pidió que fuera un poco antes a trabajar porque tenía que cargar unas bolsas.

En su declaración ante el juez la trabajadora relató que cuando llegó vio muchas bolsas oscuras opacas que tuvo que tirar al contenedor. Aseguraba que las bolsas pesaban mucho e hizo varios viajes. La Guardia Civil está iniciando las diligencias para proceder a buscar los restos mortales de la víctima en el vertedero de Castro Urdiales.

Los análisis de ADN de la cabeza han determinado que el cráneo corresponde a Jesús. No se han encontrado golpes ni lesiones que determinen el modo en el que la víctima fue asesinada.