La imagen del coche de José Antonio Reyes días antes del accidente que le costó la vida al futbolista y a su primo podría ser la clave en la investigación del siniestro.

Se trata de imágenes cruciales que podrían terminar por revelar el motivo del siniestro. Porque estas fotografías a las que ha tenido acceso 'Espejo Público' fueron captadas el 24 de mayo, tan solo una semana antes del accidente, en un taller de la provincia de Sevilla. En concreto, el taller donde llevaron el Mercedes S-550 Bravus del futbolista para que lo revisaran de arriba a abajo porque no estaba en condiciones y Reyes lo quería volver a utilizar. Un profundo examen que supuestamemte incluía una revisión general, cambio de baterías, llantas y ruedas.

En la imagen puede verse la rueda trasera izquierda en mal estado. Resulta evidente la antigüedad de la llanta. Se trata de la rueda que rescataron de entre los escombros en los que quedó el Mercedes de Reyes tras el accidente mortal, la que podría haber desencadenado el siniestro tras reventar la goma.

Desde la foto del coche de Reyes en el taller a la imagen del día del accidente, tan solo pasa una semana. Es decir, que en menos de esa semana, 5 días a lo sumo, el taller terminó de revisar el vehículo y se lo entregó a Reyes que lo condujo hasta Almendralejo, donde entrenaba con su equipo. Y algo estaba claro que no funcionaba porque el primo del futbolista el 31 de mayo lo volvió a llevar a un taller, a este que localizamos el Almendralejo, porque precisamente una rueda daba problemas.

Al día siguiente, 1 de junio, José Antonio Reyes y su primo perdían la vida a las 11:40 de la mañana en el kilómetro 18 de la autovía A376 tras perder el control de su vehículo. La conclusiones premilinares de los investigadores ya apuntan a que pudo haber un exceso de velocidad pero residual y que la verdadera causa está en los neumáticos. En concreto en una de las ruedas que tuviera alguna fisura o perdiera aire.