La mujer culpable de asesinar a su pareja sentimental y tirarla al mar en el interior de un bidón, ha sido condenada a 24 años de cárcel, a los que se suman 4 años más por estafa y apropiación indebida ya que trató de beneficiarse ilícitamente engañando a la familia de la víctima.

La responsable del crimen se hizo pasar por Daniel, el fallecido, en una llamada telefónica donde simulaba un falso embarazo con la finalidad de sacar dinero a la familia del joven.

La amiga y vecina de la responsable del delito fue acusada de cómplice al ayudar a trasladar el bidón hasta el mar. El Jurado finalmente no ha probado este extremo, ya que no ha sido posible acreditar si Vicenta, la vecina, ayudó conscientemente.

La madre del fallecido está tranquila, pues pese a la pena que arrastra, ha podido ver después de estar presente en todos los juicios del caso, cómo finalmente se ha hecho justicia.