"La naturaleza humana hace imposible prever la conducta de un hombre", comenzaba explicando la abogada Beatriz de Vicente, para tratar de esclarecer por qué no se llegaron a tomar más medidas de protección para el menor en el crimen de Beniel. Además ella se refiere al caso como un filicidio ya que el padre mata a su hijo, y parricidio es matar a un familiar.

VioGén es el sistema informático en el que se van introduciendo datos extraídos por los investigadores como el atestado policial, primeros hallazgos, la valoración del menor, el crimen, etc. Tras esta operación, el ordenador señala qué nivel de riesgo existe y según esa valoración se toman las medidas correspondientes, apuntaba la abogada.

Asimismo, Beatriz de Vicente manifestaba que se trata de un sistema incompleto y desglosaba los niveles de riesgo en el caso de Beniel:

- Riesgo 1: conflicto entre los progenitores, situación de separación.

- Riesgo 2: orden de alejamiento.

- Riesgo 3: quebrantamiento de la orden de alejamiento.

A esos riesgos se le añadía la situación de alcoholismo y depresión, lo que daba lugar a "un cóctel explosivo", afirmaba la letrada.

Por lo que para la jurista el sistema de valoración del riesgo es correcto pero todavía debe de ser completado con otros operadores, como el mundo de los criminólogos. "Puede ser muy efectivo a la hora de evaluar el riesgo de los menores en el ámbito de la violencia de género", explicaba.