Asegura que en el momento en el que intervino para ayudar a su chica no había nadie en la calle para haberle socorrido. Cuando se ha enterado del caso de Borja, el joven condenado a 2 años de cárcel tras ayudar a una mujer que era robada y terminar con la vida del ladrón, ha querido contar su historia.

Él hubiera deseado encontrarse con 'un Borja' que le hubiese auxiliado a él o a su chica. "Es una injusticia que vayas a hacer lo bueno y te lo paguen así. Me indigna que una persona que ayuda a otra por un efecto colateral se vea en estos problemas", determinaba.

Sobre los 15 jóvenes que agredieron a su novia, de nacionalidad magrebí, explica que tres de ellos se encuentran en prisión preventiva.