Un joven de 30 años que paseaba por un polígono industrial fue atacado por media docena de perros que le atacaron. Para ahuyentar a los animales hicieron falta hasta 11 disparos al aire.

Los perros que atacaron al hombre eran muy conocidos entre los vecinos de la zona, que se habían quejado en otras ocasiones por ataques a viandantes y a personas que paseaban en bicicleta por el lugar. Los animales saltaron una valla para atacar a la víctima.

La Policía encontró al hombre completamente desnudo, lleno de sangre y con heridas por todo el cuerpo.