Kiko Rivera, el hijo de Isabel Pantoja, ha sido DJ, actor y relaciones públicas entre otras facetas pero ahora quiere cambiar su actividad. Tal y como ha revelado la periodista Cristina Fernández, su madre le habría pagado la matrícula para convertirse en entrenador de fútbol profesional en el Centro Nacional de Formación de Entrenadores. Cuenta además Fernández que este nuevo rumbo laboral se produce después de que el joven haya confesado que era adicto a drogas como la cocaína, heroína y marihuana. "Es un intento de su madre por alejarle del mundo de la noche", apunta.

Miguel Ángel Galán, presidende del Centro Nacional de Formación de entrenadores, ha confirmado que una persona del entorno de la familia pagó la matrícula para Kiko.