Querían que su boda fuera un día inolvidable y lo fue, pero seguramente no por el motivo que esperaban.

Varios inspectores de la Agencia Tributaria acompañados por guardias civiles irrumpieron en una boda que se estaba celebrando en Badajoz al grito de : "Venimos a embargar la boda". Los trabajadores del fisco querían embargar a la empresa de cátering que gestionaba el convite. Dicha empresa tenía una deuda fiscal que no había resuelto.

El novio estuvo a punto de ser detenido tras oponer resistencia al embargo que querían llevar a cabo los inspectores.

El exdirector de la Agencia Tributaria Ignacio Ruiz- Jarabo califica de "esperpéntica" esta intervención. "La Agencia embarga a miles de contribuyentes cada día", señala.