La defensa de David Flores, dueño de la finca en la que murió Julen, ha circunscrito un informe que establece que la causa de la muerte de Julen no estaría en la caída libre por el pozo de Totalán, sino que se debería a un impacto producido por la piqueta que usaron los bomberos para llegara él las horas posteriores a su caída.

Antonio Flores, abogado del dueño de la finca, establece que las hipótesis del informe no se han hecho sin fundamento y "están basadas a su vez en otros informes de la Guardia Civil". Dichos informes establecen que en uno de los lanzamientos con la piqueta ésta se extrae con material humano: 8 pelos del niño, 3 de los cuales salen de raíz. "Sabemos que son informaciones muy duras recogidas pero revelan que ha habido un contacto evidente, posteriormente se tendrá que analizar más en detenimiento", destaca.

"Sabemos que son informaciones muy duras pero se extraen de los informes"

Asegura el letrado que "no existe una versión oficial del fallecimiento porque la que existe es oficiosa".