La defensa de David Serrano,dueño de la finca de Totalán (Málaga) en la que se encontraba el pozo por el que se precipitó Julen, ha encargado un nuevo informe. Este documento buscaría establecer las causas de la muerte de forma paralela a la autopsia del niño que en su día determinó que el pequeño de 3 años murió casi de forma inmediata cuando cayó por el pozo.

El informe señala que Julen sufrió lesiones por parte del equipo de rescate que intentó sacar al niño del agujero. Teniendo en cuenta la autopsia, esas lesiones serían 'post mortem' y habrían sido causadas al niño ya fallecido.

La defensa del dueño de la finca quiere que la causa se haga más compleja y que la investigación del caso se alargue 12 meses más, tal y como asegura el periodista de Diario Sur, Juan Cano. Sin embargo el juez ha dictado el fin de la instrucción.

La presentación de este contrainforme coincide con la resolución de unos de los últimos flecos del caso. La investigación ha confirmado que el tapón de arena que se formó por encima de Julen se originó a causa de la caída del niño.