La situación ha sido calificada como "muy grave". El humo ya ha llegado a Cáceres. Un hombre de 55 años ha sido detenido acusado de haber provocado el fuego. Más de 800 bomberos se han concentrado en el centro de Portugal para contener el último gran incendio descontrolado en el país, en Castelo Blanco, unos 225 kilómetros al noreste de Lisboa, y que ahora se está extendiendo a la vecina Santarem.

Antonio González es el alcalde de Cedillo, un pueblo de Cáceres situado a pocos kilómetros de Portugal. Las llamas y el humo del incendio han llegado a verse desde la localidad. Pese a la cercanía del incendio, asegura que no hay preocupación porque "todos los veranos llega el humo y el olor de incendios cercanos y eso está asumido como algo normal", destacaba.

"A día de hoy no hay motivo de alarma para pensar que el incendio pueda llegar al pueblo. Además el fuego está casi perimetrado