La Guardia Civil investiga a una mujer que se dedica a rayar coches en Catoira, Pontevedra. Acumula varias denuncias por estos actos vandálicos. Se trata de una mujer de 60 años que regenta un bar en el pueblo.

Ha sido un vecino que lleva 4 meses en la localidad quien denunció los hechos. Cansado de encontrarse su coche con rayones decidió instalar una cámara para identificar al autor de este acto vandálico.

Los vecinos creen que la mujer se dedica a rayar los coches aparcados junto a su establecimiento para que no le falta el sitio a sus clientes. Consigue su objetivo ya que pocos son los valientes que se atreven a estacionar el vehículo en la zona.