Se trata de huesos hallados en la fosa del triple crimen de Alcàsser. Huesos humanos que podrían pertenecer a una de las niñas. El responsable del hallazgo es Vicente, un joven que acudió al lugar del crimen junto a su pareja movido por la curiosidad.

Los huesos, encontrados el pasado 24 de junio, son humanos y podrían pertenecer a una de las niñas asesinadas en 1992. La Unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal de Valencia (IML) ha determinado el origen de los cuatro trozos de falanges, pero no ha podido realizar una estimación de la edad ni el sexo de los pequeños restos óseos.

Señala Vicente que vio junto a su pareja el último documental del triple crimen y decidieron ir a la fosa donde aparecieron las tres jóvenes movidos por la curiosidad. Relata que se puso en contacto con el forense Francisco Etxeberría y fue este quien les dio las indicaciones necesarias para localizar la fosa.

"Al llegar allí nos sentamos en una piedra debajo de un árbol y desde lejos vi algo blanco que parecía la colilla de un cigarro", cuenta. Evitó tocar los restos y lo hizo con un palo, le dio la vuelta y vio que era un hueso. Decidió envolverlos en papel de aluminio, ya que habían llevado bocatas a la zona y usaron ese mismo envoltorio. A partir de ahí decidieron llevar los huesos al cuartel de la Guardia Civil de Oliva.

Le molesta que algunos le hayan tachado de friki por acercarse a este lugar y señala que fue movido por la curiosidad pero sin ningún ánimo de investigar, por lo que el hallazgo fue casual.