'Espejo Público' ha hablado con el hijo de una de las víctimas. Asegura que su madre fue internada por desnutrición pero no tenía problemas graves de salud. A los 12 días de estar ingresada la anciana recuperó la forma y estaba lista para recibir el alta.

Tal y como relata su hijo, la familia estaba preparada para recogerla y llevarla a casa cuando recibieron una llamada en la que le comunicaban que la mujer había muerto. "Mi madre tenía mucha vitalidad y ninguna enfermedad grave", destaca.

Fiscalía pide 40 años de prisión para la acusada de la muerte de dos pacientes, que estaban a punto de recibir el alta, a los que habría inyectado aire en la vena