En la reconstrucción del crimen, Conchi, de 45 años; participó activamente caminando sin problemas y bromeando con los agentes . También participó la policía que estuvo muy cerca de evitar el crimen y que detuvo a Conchi y al supuesto cómplice, su cuidador, Francisco, de 58 años.

El hermano de Conchi ha acudido al plató de 'Espejo Público' para valorar la reconstrucción. Asegura que es una farsante y camina sin ningún problema.

Su hermano la ve estupendamente, "como antes de todo esto. Es más falsa que sus tacones". "Ella nunca ha tenido nada", señala.

Asegura que vio a Conchi por última vez en el entierro de su madre, al que acudió en silla de ruedas. "Luego fue a una casa que tenía mi madre con un furgón para llenarlo de muebles y cargaba y descargaba sin problemas".

Desde la prisión aseguran que Conchi tiene a una compañera esclavizada que obedece todas sus órdenes. A su hermano no le sorprende. "Lo raro es que no tenga más", bromea.