Javier, hermano de Victor Laínez, ha atendido a los micrófonos de 'Espejo Público' minutos antes de que se iniciara la vista."A mi hermano le pegó un golpe en la nuca y le mató, en el tanatorio no pudieron ni poner el ataúd abierto de cómo le dejó", lamenta.

Visiblemente nervioso, por verse cara a cara con el asesino de su hermano, ha desmentido que Laínez llevara una navaja. "Ojalá la hubiera llevado y le hubiera dado 70 puñaladas", señala.

Asegura que en el momento de la agresión su hermano estaba tranquilamente tomándose una cerveza en una banqueta de un bar y "este señor le increpó". "Le dijo que era un fascista y un nazi y mi hermano le dijo que le dejara en paz", destaca.

El hermano del fallecido considera que es "un crimen ideológico" y no de legítima defensa como aseguran los abogados de Lanza. "Mató a mi hermano por la espalda de un golpe en la nuca y luego le machacó en el suelo", aseguraba.

Espera que le caiga la máxima pena posible y recuerda que Lanza ya dejó a un hombre tetrapléjico en Barcelona y a los dos años cuando quedó en libertad y volvió a Zaragoza fue recibido como un héroe.

"Ojalá la hubiera llevado y le hubiera dado 20 puñaladas porque así yo vería a mi hermano en la cárcel y a la familia el otro en un agujero del que nunca saldrá", lamenta. Niega que su hermano fuera nazi y pone de manifiesto que carecía de antecedentes penales.

Vuelve a ver aquí la entrevista completa al hermano de Víctor Laínez en el arranque del juicio contra Rodrigo Lanza.