Manuel es el hermano de Roberto García, el hombre de 63 años que desapareció en Casarrubios del Monte (Toledo) el pasado mes de febrero. Tras meses de investigaciones el caso ha dado un giro con la detención del vecino de en frente del desaparecido.

Los investigadores creen que la desaparición de Roberto puede corresponderse con un móvil económico. El sospechoso sacó dinero con la tarjeta del desaparecido, hecho tras el cual podría haberse producido un desenlace violento.

El hermano de Roberto señala que al detenido le definen "como un tío que nunca tenía un duro y si podía te metía mano económicamente".

Considera que tiene que haber más implicados en la desaparición, ya que su hermano pesaba más de 80 kilos y no era fácil de reducir por una sola persona.

En este pueblo toledano "era sabido y notorio" que el desaparecido había vendido una casa recientemente. Manuel asegura que es muy fuerte verse implicado en algo así: "Hay que estar en el pellejo y vivirlo ", lamenta.

Considera que "el detenido es una persona sin alma" y agradece a los medios de comunicación su colaboración y les pide que no se rindan porque la investigación aún no ha terminado y falta lo más importante: encontrar a su hermano.