Tras la tragedia, llega el momento de pedir responsabilidades por la muerte de Julen tras su agónico rescate del pozo en el que cayó en la finca de Totalán en Málaga. Tanto el dueño de la finca, novio de una prima del padre de Julen, como el pocero que excavó el pozo, tendrán que responder por una obra ilegal que no cumplía las medidas de seguridad necesarias.

Se investiga también la obra que 'destapó' el pozo. El pocero que realizó el agujero afirma que tapó el pozo y estaba totalmente distinto a como él lo dejó.