Los juzgados de Aranjuez (Madrid) se han convertido en el escenario de una gran tensión entre las familias de Lissete y Monserrat, las dos mujeres de etnia gitana fallecidas en el tiroteo registrado en esta localidad madrileña.

El autor de los disparos, conocido como 'Juanín', ha llegado a los juzgados escoltado policialmente en medio de un gran dispositivo de seguridad. Numerosos familiares y amigos de la familia afectada han acudido para mostrar su repulsa hacia el crimen en medio de un gran despliegue de agentes que querían evitar cualquier tipo de represalia.

Los familiares de las fallecidas han mostrado públicamente su intención de venganza por este crimen motivado por los celos. Según cuentan los vecinos la mujer de Juanín se separó de él y le dejó por otro hombre, lo que habría motivado esta venganza familiar.