El dictamen del abogado general del TJUE sobre el índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH) abrió la puerta el pasado marte a anular las hipotecas poco transparentes para más de un millón de afectados en nuestro país.

Aunque el portavoz de la Asociación Española de la Banca, José Luis Martínez Campuzano, ha pedido "prudencia" sobre el dictamen y quiere esperar a la resolución del Tribunal Supremo europeo para dar una cifra aproximada de las indemnizaciones, medios y economistas ya han comenzado a calcular a cuánto podría ascender el desembolso al que tendrían que enfrentarse los bancos.

Cifran 17.000 millones y 44.000 millones de euros, teniendo en cuenta que el sobrecoste en una hipoteca media de 200.000 euros podría llegar a ascender hasta los 25.0000 euros.

El economista Josep María Gay de Liébana ha señalado que, en caso de que la sentencia sea favorable para los afectados, el "sobrecoste" que supondrá las indemnizaciones para la banca repercutirá finalmente sobre los clientes ya que, a su juicio, provocará "un encarecimiento del servicio".

En este sentido, Gay ha recordado que la imposición del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, en noviembre de 2018, tuvo mayor repercusión sobre los clientes sobre los propios beneficios de la banca española. Así mismo, ha querido apuntar que el "asunto no es tan grave" como han interpretado muchos y así lo refleja la subida que experimentaron los bancos en la bolsa, tras un inicio de jornada en bajada.

Preguntado por Susana Griso sobre este hecho, Gay matizó que la bajada a principio de la mañana se debe a la recepción inicial del dictamen cuando todo el "mundo estaba aterrado". Sin embargo, a lo largo de la jornada y mientras se conocía "la letra pequeña" los mercados tomaban un respiro, pues todavía habría que "matizar los costes" y el "peligro sobre la banca no es tan enorme".

El economista subraya que el dictamen habla sobre si hubo transparencia a la hora de firmar las hipotecas y que, para ello, debemos tener "perspectiva de tiempo", pues hace "8-10 años el IRPH era mucho más fijo que el Euribor" y que los "tipo de interés de ahora no eran como antes debido a la política monetaria".

Por su parte, José Luis Martínez Campuzano ha destacado que "los bancos ha actuado con buena fe y en línea de la legalidad" y que la resolución judicial del IRPH de este martes "no declaró estas hipotecas ni nulas ni abusivas" y que será competencia de los tribunales de justicia españoles determinar si su firma se produjo con "transparencia".