Francisco Franco salía de su domicilio con una gran bandera de España ondeando en la fachada. Los asistentes domésticos colocaban una corona de flores en la que podía leerse 'Gracias Franco', una corona que les había enviado una señora a la que no habían dejado llevarla a la jornada de exhumación del dictador en el Valle de los Caídos.

Ha lamentado el "trato vejatorio y discriminatorio"que van a tener los periodistas en el Valle de los Caídos. "No era voluntad de la familia, nosotros hemos dicho que o era íntimo o era luz y taquígrafos, pero el Gobierno ha sido el que ha tomado todas las decisiones y nosotros hemos sido testigos mudos y callados de ese asunto", señalaba.

Reconoce que el sentimiento de la familia es de tristeza. Confirmaba que la meteorología era apropiada para poder hacer en helicóptero el recorrido desde el Valle de los Caídos hasta el cementerio de Mingorrubio en El Pardo. Francisco Franco señalaba que en esta jornada histórica estarían presentes como parte de la familia Franco "todos los nietos y bisnietos que están en España".