Fernando Guallar explica que la protagonista de 'Gente que viene y bah' se juega con su pareja un 'cheque polvo'. Una especie de carta blanca que permite que pueda acostarse con el famoso que él elija. Lo que nunca esperaba esa pareja es que finalmente esa famosa iba a aparecer en sus vidas para cambiarlo todo.

"Es una película muy positiva con una reflexión sobre la muerte y de las segundas oportunidades", apunta Álex García.