Los ladrones robaron aproximadamente 30.000 euros, entre joyas y dinero en efectivo, a miembros de la familia real de Qatar, de su habitación en un hotel de cinco estrellas gran lujo de Barcelona. Este exclusivo alojamiento se encuentra en la mismísima calle de Paseo de Gracia.

La familia estaba disfrutando de un día turístico por las calles de Barcelona, cuando al llegar a la habitación de su hotel fueron conscientes de la ausencia de joyas y una gran cantidad de dinero en efectivo.

Los mossos d'esquadra aseguran que la puerta no fue forzada y los ladrones eran conocedores de la información necesaria para poder dirigirse directamente a su objetivo principal.

No hay testigos pero se registró una entrada no autorizada gracias al sistema de acceso a las habitaciones. Fuentes de la investigación afirman que "los ladrones han jugado mucho con la información y tienen una manera de actuar que no todo el mundo sabe, con lo cual también hay cierta especialización".

La policía científica revisará las cámaras de seguridad y recogerán huellas para intentar resolver el caso y dar con los asaltantes.