A los investigadores les sorprendió desde el primer momento este hallazgo. La camiseta se encontraba seca pese a las lluvias de los últimos días y esa zona ya había sido rastreada en las batidas.

Cuentan que en el momento del hallazgo se vivieron minutos de mucho estrés. "Fue muy estresante, nos avisó la Guardia Civil y hubo bastante estrés", recuerdan.

Los drones fueron clave para captar la imagen de la camiseta, que estaba apoyada sobre unos arbustos. Señalan los expertos que estos artilugios son fundamentales para encontrar pruebas en un caso antes de que desaparezcan o localizar a una persona en las primeras horas de búsqueda.