El metro cuadrado de los pisos, sobre todo en los pisos de alquiler, no toca techo. De ahí que tengamos que buscar espacio como sea.

Y que uno de los negocios más rentables sea el de los trasteros: ese hueco que no tiene su casa se lo alquilan aparte. El sector sube un 15% cada año. En Madrid existen naves de más de mil trasteros. Si los inquilinos del trastero no paga el alquiler, los propietarios pueden vender su contenido.

Los trasteros se usan para guardar todo tipo de mercancía. Si en el plazo de 6 meses no se paga el alquiler ni se reclama el contenido los propietarios tienen potestad para vender la mercancía para volver a dar uso al espacio.