El estudio sobre el uso del catalán en las aulas se ha llevado a cabo "en las 35 ciudades más grandes de Cataluña", tal y como establece Óscar Escuder. El estudio arroja que el 75% de las conversaciones que se producen en los recreos son en castellano y el 23% se hacen en catalán.

Asegura que esta cifra entra dentro de la libertad de los pequeños para comunicarse aunque no creen que sea una buena cifra. Destaca que existe la norma no escrita de que en las zonas que tienen el catalán como lengua propia "cuando se coincide con castellano hablantes se hable en español aunque todo el mundo entienda las dos lenguas".

La finalidad del estudio es que la situación del catalán mejore y "los chicos sientan la lengua como una herramienta más útil de lo que lo entiende hasta ahora", destaca. Expone además que esta ONG no va en contra de ninguna lengua, ni del español ni de las otras 300 lenguas que se hablan en Cataluña.

Lamenta Escuder que el catalán se encuentra con graves dificultades administrativas que no fomentan su uso. "El húngaro, danés o el sueco son lenguas con menos hablantes que el catalán y no tienen problemas de protección legal", asegura.