Publicidad

Antena 3 » Programas » Espejo Público » Noticias

Isabel Solá, investigadora del centro nacional de biotecnología

"Estudiamos si hay una predisposición genética para desarrollar el coronavirus"

Isabel Solá, investigadora del centro nacional de biotecnología, asegura que un plazo razonable para tener lista la vacuna contra el coronavirus estaría entre 12 y 18 meses. Mientras tanto, sostiene que existen tratamientos que intentarán paliar el virus sumado a la climatología favorable que podría hacerle perder fuerza.

Solá destaca que aún no existe "la certeza absoluta" de que el buen tiempo vaya a inactivar al virus pero ve probable que con temperaturas superiores a 30 grados, o más radiación ultravioleta el virus se inactive mejor. "Estas condiciones medioambientales pueden favorecer que la transmisión del virus sea menos agresiva", asegura.

Sobre los antivirales, mantiene que la inmunoterapia pasiva con plasma de pacientes ya recuperados aún no se ha probado con el COVID-19 pero es "una alternativa como terapia razonable". Recuerda que en la infección con este virus hay personas que tienen un cuadro leve mientras otros cursan una neumonía severa, por lo que se aplican distintos fármacos según el caso.

Confirma que el medicamento que se usaba con la malaria podría ser útil en las primeras etapas de la enfermedad, pero cuando ya ha llegado al pulmón ya sería necesario emplear fármacos con un efecto antinflamatorio potente. En ese caso los corticoides, manifiesta que son una alternativa pero señala que tienen un efecto inmunidepresor por lo que hay que poner en la balanza las ventajas e inconvenientes de su uso.

La gravedad de la enfermedad es muy dependiente de la edad porque, explica, el sistema inmune también envejece y su capacidad para responder a las infecciones es mucho menor que la de una persona joven. También se produce una inflamación basal en los tejidos superior a la que se produce en gente joven. Los mayores tienen una inflamación previa que favorece esta respuesta exagerada.

Sobre los jóvenes a los que el COVID-19 causa una infección grave, habría que estudiar si había alguna patología previa no detectada o una predisposición genética en la persona que esté favoreciendo el desarrollo de la enfermedad, un extremo que actualmente se encuentra en estudio.

Puedes volver a ver toda la información sobre esta noticia en Atresplayer.