María Sevilla, es la mujer acusada de secuestrar y esconder a su propio hijo durante dos años y que paradójicamente compareció en 2017 ante la comisión de Derechos de la Infancia y Adolescencia del Congreso.

La operación policial hasta dar con ella ha sido titánica: Se llegó a pensar que había huido a Francia o Inglaterra, y finalmente los agentes la han localizado escondida en una finca en Villar de Cañas (Cuenca) junto con su nueva pareja y su otra hija.

Los menores permanecían recluidos en condiciones lamentables, solo salían al oscurecer. A los agentes les llamó la atención que al entrar en la vivienda la niña se dirigiera a ellos para olisquearles.

Mientras la Policía se llevaba al pequeño la madre le dijo: "Tu padre es el diablo, coge la biblia".