Mister Chen, el conocido chino defensor de Franco, ha protagonizado una de las anécdotas de la jornada en las inmediaciones del Valle de los Caídos. Mister Chen, propietario de un bar decorado como templo franquista al sur de Madrid, acudía al lugar con una corona fúnebre de los colores de la bandera de España.

Entre la multitud surgía otro seguidor de Franco. Un hombre mayor ataviado con un traje de legionario. En un momento de la concentración este manifestante caracterizado como legionario se acercaba al de origen asiático y en un tono bronco afeaba que la legión española no se hubiera levantado ante la exhumación del dictador.

"La legión española le ha dejado tirado por el dinero", vociferaba este manifestante. Las inmediaciones del Valle de los Caídos han congregado a decenas de manifestantes autodenominados como franquistas que querían mostrar su descontento con la postura del Gobierno de exhumar los restos de Franco.