A través de las redes sociales una de las rescatadas ha compartido su malestar con el caso. Considera que se alertó demasiado a la población y lamenta que el foco mediático no les permitiera fotografiarse a la salida de la cueva, tras permanecer 50 horas perdidas.

"No nos podíamos creer lo que se había formado, sobre todo por la parte de los familiares ¿Realmente era necesario todo este espectáculo de mierda?, ¿Realmente era necesario que tanta gente estuviera preocupada por nada? Qué patético y lo peor de todo, no nos pudimos hacer nuestra foto a la salida de Coventosa (Cantabria) para nuestro recuerdo. A todos vosotros que los medios de comunicación os han hecho estar en tensión tanto tiempo y tan preocupados realmente por nada, lo siento".

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha lanzado una reprimenda pública a las espeleólogas por su temeridad, ya que considera que los equipos de rescate están para ayudar en casos de imprevisto. "El dinero público no está para que aventureros vengan a hacer cosas y nos cueste repararlas un dinero", destacaba.