Riba asegura que intentó ver a su marido antes de entrar en la Cámara "pero fue imposible". "Le han tenido en una habitación solo la hora y media que tenía antes de entrar", señala.

Su mujer ha podido verle 5 minutos en la puerta del baño donde han cruzado por casualidad. "No tiene libertad de movimientos ni los mimos derechos que los otros senadores", denuncia.

A la esposa del preso político le ha emocionado "ver que la ciudadanía española quiera resolver los temas políticamente". "Hay que dejar a un lado los temas judiciales y poder arreglar esto políticamente", propone.

"Es una tristeza ver a tu marido solo 5 minutos por los pasillos y sin libertad pero a la vez tenemos un nuevo Gobierno donde podemos hacer las cosas muy diferentes. Ellos son grandes políticos siempre desde la paz y la democracia lo han demostrado siempre y todos tenemos la oportunidad de arreglarlo