Nada se sabe de este agraciado. El propietario de la administración de Lotería donde adquirió los décimos le conoce bien pero son pocos los datos que ha querido aportar sobre este cliente con suerte.

Asegura el dueño de la administración que el ganador del tercer premio se dedica al campo. "Lo que es cierto es que ha tenido una suerte increíble", sentencia. Este hombre tuvo una corazonada y adquirió este número tan impopular que comienza con dos ceros. Sin embargo, era un número que él había adquirido los últimos dos años. La superstición le llamaba y finalmente acertó.

Cuando compró las tres series le dijo al dueño de la administración que de tocarle la Lotería, le haría un buen regalo a sus familiares. El propietario del establecimiento asegura que no se ha puesto en contacto con él después de el sorteo. "Yo sí fuera él me evaporaría durante un tiempo", bromea.

Vuelve a ver aquí toda la información sobre esta noticia en Atresplayer.