Miguel López, yerno de la viuda de la CAM, es el único acusado en el juicio por el asesinato a tiros de María del Carmen Martínez. López siempre ha mantenido su inocencia.

Pero Miguel López no ha sido el único sospechoso en este crimen. Lo fue también un hombre al que ha localizado y entrevistado un equipo de Espejo Público. El motivo, porque estuvo en el lugar y en el momento en el que acabaron con la vida de María del Carmen.

Justo entorno a las 18,25 horas del 9 de diciembre de 2016, la viuda de la CAM llegó junto a su hermana al concesionario donde minutos después perdería la vida. Una empleada del establecimiento sitúa a dos hermanos marroquíes preguntando por un coche poco antes del asesinato.

Su presencia le convirtió en el primer sospechoso del crimen en una investigación cuya primera hipótesis fue el robo. Pero descartada esta hipótesis se desechó su posible participación. A parte de él y su hermano, otras personas también estuvieron en el concesionario en el momento del crimen. Una de esas personas, el dueño de un desguace.

La investigación descubrió entre este hombre, el dueño del desguace, y Miguel López una más que fluida comunicación los meses previos al crimen, pero nunca se le relacionó con el asesinato. Solo el yerno de María del Carmen, a quien el primer sospechoso asegura ni siquiera conocer continúa como único acusado del crimen de su suegra, aunque no haya querido declarar ante el juez debido a su estado anímico.