La familia paterna del niño asfixiado por su madre en El Ejido denunció en múltiples ocasiones que el menor corría peligro estando con la madre. Pese a las advertencias Servicios Sociales desoyó estos avisos y no pudo hacer nada por salvar la vida del pequeño.

La abuela del niño ha acudido este miércoles a Servicios Sociales para pedir responsabilidades por lo ocurrido. Después de que Sergio, el padre del menor que se había separado de la parricida, denunciase en 'Espejo Público' todos los avisos que había lanzado sin ser escuchado.

La abuela lamenta que veían venir que algo así podía pasarle a su nieto. Cuando estaba con ellos el menor manifestaba que no quería estar con la madre, que esta le pegaba, no le daba de comer e incluso le había puesto un cojín en la cara para intentar asfixiarle.