El dueño de la finca del 'caso Julen' ha hablado en exclusiva para el programa Espejo Público cuando se ha enterado de que la acusación particular pide para él tres años y medio de cárcel.

En el comunicado ha asegurado que los padres del pequeño buscan venganza y no justicia. Además ha explicado que en la declaración del padre de Julen ante la Guardia Civil y el Juzgado, si comunicó que le habían avisado de que el pozo tenía dos cantillos y sin embargo, con la llegada de la nueva abogada de los padres, el testimonio se ha maquillado por completo.