Las cámaras de seguridad del establecimiento captaron a Blanca en el centro comercial de Pozuelo (Madrid). Pagó en efectivo. A partir de ahí su paradero es un misterio hasta que el pasado domingo apareció su coche en un aparcamiento de Cercedilla.

La familia de Blanca cree que se encuentra accidentada en algún punto de la sierra de Guadarrama. El día de su desaparición desayunó en casa de su hermana Lola en Aravaca (Madrid). Cuando salió de allí pasó frente a una heladería. El dueño del establecimiento es la última persona que ha declarado haber visto a Blanca.

Tras el desayuno en Aravaca a Blanca se la ve en el supermercado de Pozuelo adquiriendo queso. Es la última vez que las cámaras de seguridad captan su imagen. Para el equipo de búsqueda es muy importante definir los pasos previos de Fernández Ochoa para poder trazar el plan que siguió Blanca el día de su desaparición.

La medallista avisó a su familia de que tenía intención de irse sola unos días a una casa rural "por el norte". Las búsquedas de su teléfono móvil, que dejó en el domicilio, revelan que buscaba casas rurales.