La pista de Marta Calvo se perdió el pasado 7 de noviembre en Manuel (Valencia). La joven de 25 años le envió a su madre la ubicación de la casa del sospechoso. Era una medida de seguridad que mantenía con su progenitora cuando quedaba con algún chico para que esta supiera donde se encontraba. Tras semanas de búsqueda y con el sospechoso en paradero desconocido finalmente Jorge decidió entregarse a la Guardia Civil.

Aseguró que no supo cómo reaccionar cuando vio que la joven perdió la vida y la descuartizó. Según su versión arrojó sus restos en distintos contenedores de la zona. Ahora los investigadores tratan de dirimir si su versión es cierta y buscan el cadáver de la valenciana.

Esta previsto que este lunes se reanude la búsqueda. Uno de los puntos claves sería el vertedero de Dos Aguas, uno de los mayores de la Comundidad Valenciana. Este centro de residuos coincide con el posicionamiento del acusado las horas posteriores a la muerte de Marta.

Según ha podido saber 'Espejo Público', Jorge P. declaró a los agentes que conoció a Marta dos semanas antes del episodio mortal. Defiende la idea de que él no terminó con su vida y a la víctima le sobrevino una muerte súbita tras consumir drogas mientras practicaban sexo. Declaraba que Marta "era muy maja" y le caía muy bien por lo que "nunca podría haberla matado".

Puedes volver a ver toda la información sobre esta noticia en Atresplayer.