La madre de Aitor llamó al 112 mientras su hijo sufría un episodio de asfixia y denuncia que el médico le dijo que su hijo respiraba perfectamente y no supo valorar la gravedad de la situación. El joven dejó de respirar minutos después de la llamada al servicio de emergencias y moría días después.

Los padres denuncian una negligencia de los facultativos que asistieron telefónicamente el caso. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, asegura que "hay que ser muy prudentes a la hora de valorarlo porque el caso tiene un procedimiento administrativo abierto". Asegura que desde la Consejería mantendrán "un espíritu crítico para valorar toda la actuación desde que se produjo la llamada hasta el desenlace final".

Reconoce el Consejero que "valorando que el caso era el de una madre con su hijo que se ahoga, ahí la empatía del médico no fue la que tuvo que ser en ese momento".

'Espejo Público' ha hablado con Alejandro Blanco, enfermero especializado en emergencias. Asegura que el procedimiento habitual en estos casos es el de hablar con el propio paciente para ver los signos que él siente.

Alajendro cree que no es sencillo hacer un diagnóstico telefónico de una emergencia cuando paciente tiene cierta dificultad al hablar. "Se ve claramente que fue un error de diagnóstico pero es perfectamente comprensible y nos podía haber pasado a cualquiera", avanza.

Vuelve a ver toda la información sobre esta Noticia en Atresplayer.