El asesino confeso, de 26 años, acudía ayer a la casa de Valdemoro (Madrid) en la que presuntamente descuartizó a una chica de 18 años. Los agentes hicieron una segunda inspección ocular en busca de nuevas evidencias sobre el caso y en ese momento el acusado rompió a llorar y confesó los hechos: "Perdón, lo hice yo. Yo la maté, lo reconozco, lo siento muchísimo. Pido perdón a la familia", declaraba.

El periodista Nacho Abad asegura que fuentes que estuvieron presentes en la confesión establecen que el acusado hizo la declaración entre sollozos, hipo, tensión y con temblores en todo el cuerpo.

En el registro se buscaba el arma del crimen, que supuestamente fueron un cable del teléfono y un puñal. El entorno de la víctima asegura que ese día acudió al domicilio de Leonardo porque quería recuperar un objeto concreto. Los agentes encontraron ese objeto y varios medicamentos, ya que el detenido presuntamente traficaba con drogas y medicamentos.

El juez ha dejado en libertad a Celia, la exnovia del asesino confeso. Fue ella quien denunció el terrible crimen, en un primer momento se la detuvo por encubrimiento pero ahora el juez la ha dejado en libertad. "La investigación ha determinado que el crimen lo cometió solo Leonardo y todas las evidencias apuntan a ese sentido", establece Nacho Abad.

Vuelve a ver toda la información de esta noticia en Atresplayer.