Publicidad

Okupas | Sevilla

El calvario de unos vecinos de Sevilla por el conflictivo 'okupa de la catana'

Unos vecinos de la barriada de Villegas (Sevilla) están en un conflicto vecinal grave a causa de un okupa muy peligroso llamado Ismael que en 2019 fue condenado a penas de entre uno y dos meses de multa por amenazas de muerte y amenazas con arma blanca. Los vecinos después de haber denunciado afirman que "no ha servido para nada".

Unos vecinos de de la barriada de Villegas (Sevilla) están en un conflicto vecinal grave a causa de un okupa muy peligroso llamado Ismael. Estos vecinos han denunciado pero afirman que "no ha servido para nada".

Este hombre no solo okupa viviendas sino que además se dedica a revender las casas que están vacías. Los vecinos, hartos, le denunciaron pero un juzgado de Sevilla ha citado para juicio, por error, a los dos denunciantes de éste en el propio domicilio del acusado y les ha notificado allí la sentencia.

Uno de los denunciantes, Sonia, ha explicado que estaban citados el 26 de noviembre de 2019 para un juicio contra el okupa, denunciado por lesiones y amenazas, pero al no haber recibido la citación el segundo denunciante no pudo acudir al juicio. Sonia sí acudió pero lo hizo, según cuenta, porque se lo dijeron otros vecinos convocados como testigos.

La sentencia del juzgado de instrucción 20 fue absolutoria para el okupa por falta de pruebas y se notificó de nuevo a los dos denunciantes en el domicilio del acusado, donde alguien firmó el acuse de recibo en su nombre. Los afectados se enteraron de la citación fallida y de la sentencia este pasado viernes y ahora, les han dado un nuevo plazo de cinco días para recurrir.

Por su parte, Ismael acumula ya 17 denuncias del vecindario por amenazas, agresiones, intentos de atropello, por mantener una perrera ilegal en el patio comunitario y por agresiones con sus animales. En cinco juicios celebrados a lo largo de 2019 fue condenado a penas de entre uno y dos meses de multa por amenazas de muerte, amenazas con arma blanca y daños al pinchar las ruedas de los coches de los afectados.

El okupa sigue viviendo en el barrio aunque ahora ha okupado otro piso a unos metros del primero. Las últimas denuncias contra él son por quebrantamiento de la orden de alejamiento a 500 metros que pesa sobre él respecto de Sonia y cinco de ellas están pendientes de juicio en diferentes juzgados de instrucción.

Sonia ha indicado que ha pedido una acumulación de todas la causas en una sola por constituir un delito continuado en el tiempo bien en el juzgado de instrucción 8 o en el 12.

Puedes volver a ver toda la información sobre esta noticia en Atresplayer.