Rubén ya había alardeado en más ocasiones con la alta velocidad que alcanzaba con su vehículo. Llegó a colgar en Instagram una imagen de un velocímetro a 220 kilómetros por hora, en aquella ocasión ninguna víctima pagó su temeridad. Sin embargo, el 25 de septiembre de este año en Zamora no tuvo la misma suerte.

Después de consumir marihuana y cocaína colisionó contra un camión en el arcén que estaba averiado acabando con Ángel, el camionero padre de dos gemelas de 4 años, y con dos jóvenes que acompañaban al kamikaze , David de 21 años y Mario de 17.

Rosa es la madre de David, el joven que iba en el lugar del copiloto. No entiende cómo si el conductor del vehículo iba drogado con cocaína y marihuana aún esté en libertad. Nunca le enviaron las pretenencias personales de su hijo y la madre del kamikace nunca se las hizo llegar pese a que se lo reiteró en varias ocasiones.

Puedes volver a ver toda la información sobre esta noticia en Atresplayer.