Elvis, es el dueño de la barbería donde suele ir el presidente de Vox, Santiago Abascal, y reconoce que habla con él de temas de política e impuestos.

"Yo no lo veo como una persona racista. Está de acuerdo con el inmigrante que viene a trabajar y a contribuir a España", señala Elvis.

Elvis prefiere no opinar de política, aunque desvela que cuando Abascal aparece por su barbería "hablamos del país y sobre todo de los autónomos. Yo tengo a dos personas en nómina y a los autónomos nos tienen muy apretados, hay que bajar los impuestos", reclama.Cuando Abascal se deja caer por la barbería, "se arregla la barba y se la perfilo de arriba y de abajo".

Además, se encarga del cuidado de sus canas que a juicio de Elvis "le favorecen porque está más natural y le aporta madurez", valores que transmite al electorados.