Los vecinos llevan horas trabajando sin descanso para sacar el agua que había abnegado casas y cultivos. Amaya es una de las vecinas que con la tromba de agua lo ha perdido todo. Esta afectada reside habitualmente en Sevilla con su marido y cuando se produjo la inundación llevaba 3 días en Tafalla.

El día de las fuertes lluvias se encontraba con unos amigos en Pamplona disfrutando de Sanfermín. Cuenta que ante las fuertes lluvias regresaron a Tafalla en autobús. "Cuando llegamos a casa habíamos perdido todo", lamenta. El agua había arrasado con muebles, enseres y demás objetos personales del inmueble. Dejó a su mascota en casa y pudo recuperarla gracias a la buena voluntad de algunos vecinos que le rescataron.

Asegura que cuando miró en Internet el tiempo que se esperaba para esa jornada vio que había previsión de lluvia durante dos horas pero en ningún caso que se esperaba la tromba de agua que originó tantos daños.