A Iván, un niño de nueve años, le han diagnosticado una enfermedad rara degenerativa. Para poder salvar su vida necesita urgentemente un donante de médula o una terapia genética inmediata que solamente es posible en Boston y oscila el millón de euros.

Sus padres se han visto obligados a pedir ayuda creando una campaña de recaudación, pero se encuentran un fuerte impedimento, casos anteriores que resultaron ser falsos han hecho que la gente pierda la confianza a la hora de donar dinero.