Los padres de Marta del Castillo en una manifestación

Publicidad

Antena 3 » Programas » Espejo Público » Noticias

Caso Marta del Castillo

Los 12 años de búsqueda incansable de los padres de Marta del Castillo: varapalos y esperanzas truncadas

Antonio del Castillo y Eva Casanueva han encontrado un nuevo rayo de esperanza en la búsqueda desesperada del cuerpo de su hija. Los progenitores han solicitado al juez poder intervenir el teléfono móvil de Miguel Carcaño, que lleva 12 años en un almacén policial. Un análisis de su tarjeta SIM podría geolocalizarle durante la noche del crimen de Marta del Castillo.

Desde que a Marta del Castillo se le perdiera la pista el pasado 24 de enero de 2009, sus padres Antonio y Eva no han parado de buscar el cuerpo de su hija.

Año tras años estos padres se han enfrentado al cambio de declaraciones del asesino confeso de Marta, Miguel Carcaño, así como del único menor implicado en el caso Javier García Marín, alias 'el Cuco'.

Antonio y Eva han visto como muchos de los resquicios en los que que iban encontrando algo de luz se iban cerrando. Las búsquedas a orillas del río Guadalquivir y los rastreos en la finca sevillana de La Rinconada fueron infructuosas.

La nueva declaración de Miguel Carcaño, en la que atribuía a su hermano Francisco Javier Delgado el crimen, abría la puerta al hallazgo de nuevas pistas que pudieran llevar hasta la joven. La Policía abría entonces una investigación pero finalmente el juez desestimó el informe por "falta de pruebas novedosas".

Animados por un nuevo hilo del que tirar, los padres de Marta solicitaban un careo entre Miguel Carcaño y su hermano Francisco Javier Delgado.

El padre de Marta del Castillo estallaba al saber que la Fiscalía de Sevilla decidía archivar la investigación de la muerte de su hija y publicaba en su cuenta de Twitter: "Vergüenza, ¿A quién protegen?".

Ahora, con la tecnología como aliada, los padres de Marta se encuentran ante una nueva oportunidad para encontrar pistas que les lleven hasta el cuerpo de la joven sevillana. Los progenitores han solicitado al juez poder acceder al teléfono móvil de Miguel Carcaño, que lleva 12 años guardado en el almacén de la Policía.