El pasado 17 de febrero se le perdió la pista a Roberto García, un vecino de Casarrubios del Monte (Toledo).Las cámaras de seguridad de dos cajeros distintos captaron a un hombre alto y corpulento sacando dinero con la tarjeta del desaparecido los días 19 y el 20 de febrero en las localidades de El Álamo (Madrid) y Casarrubios del Monte (Toledo).

Ahora un giro en la investigación se ha saldado con la detención de un varón de mediana edad que era conocido del desaparecido. Los investigadores creen que Roberto García habría sido asesino después de una discusión, un crimen que no fue premeditado. El joven no ha confesado aún ni se ha encontrado el cuerpo.